hero

Información y beneficios de los arándanos segunda parte

Vende y compra lo que quieres

Información y beneficios de los arándanos segunda parte
Julio

Información y beneficios de los arándanos segunda parte

Plagas


Todas las plagas del arándano causadas por insectos, y económicamente importantes, producen síntomas y daños característicos que son fácilmente identificables en el campo, incluso a simple vista. 


- Se han detectado ataques dispersos de cochinilla (Aspidiotus sp., Pulvinaria sp., Lepidosaphes ulmi L., Icerya purchasi Maskell) en alguna plantación. Las cochinillas tienen una escasa movilidad sobre el cultivo, sólo algunos estadios juveniles poseen patas y de esta forma se trasladan hacia otras partes de las plantas donde se establecen formando nuevas colonias. Los adultos poseen un caparazón de protección llamado escudo. Cuando aumenta la temperatura se debe tratar de localizar los estadios juveniles para detectar los primeros nacimientos y realizar el control adecuado. Éste es un período de tiempo donde las cochinillas se encuentran en su estado más vulnerable al no estar protegidas por sus escudos.


Control: Los tratamientos de invierno se hacen a base de emulsiones de aceite mineral. Si el tratamiento ha de hacerse en el período activo de la planta,  se pueden podar las ramas que estén muy afectadas y pulverizar con un insecticida anticochinillas. Los parasitoides afelínidos han sido ampliamente utilizados en programas de control biológico de las cochinillas. También realizan un buen control de esta plaga algunos depredadores, como Rodolia cardinalis (Mulsant). 


- Cheimatobia (Cheimatobia brumata L.) que ataca a flores y a frutos. Esta oruga alcanza 3 cm de largo, es de color verde, con una banda dorsal más oscura y dos laterales blancas; y como es característico en este género, camina encorvando su abdomen en forma de asa. Suele aparecer hacia el mes de abril, alimentándose de yemas, para pasar a flores y frutos más tarde. Se transforma en crisálida una vez en la tierra, apareciendo las mariposas hacia el mes de octubre, pudiendo incluso sobrevivir todo el invierno. La mariposa hembra carece de alas, mientras que el macho las tiene grandes, de color gris amarillento o rojizo.


Control: tratamientos con insecticidas en primavera.


 - Puede haber ataques esporádicos de pulgones o áfidos (Myzus persicae Sulzer, Aphis gossypii Glover, Aphis fabae Scopoli y Aphis spiraecola Patch., estas dos últimas especies en las plantaciones del sur de España), pudiendo ocasionar distintos tipos de daños al cultivo. Al ser insectos chupadores extraen nutrientes de la planta y alteran el balance de las hormonas del crecimiento. Esto origina un debilitamiento de la planta, que puede traducirse en una reducción de la producción final. Además, al poder producirse melaza y negrilla sobre los frutos, éstos se deprecian, por lo que resulta imprescindible su lavado antes de comercializarlos. Los áfidos actúan también como vectores, siendo el grupo de insectos más eficaz en cuanto a la transmisión de virus fitopatógenos.


 Control: puede emplearse, aparte de los insecticidas correspondientes, la avispa parasítica Aphidius colemani Viereck.


Otras plagas principales descritas en América del Norte, la mayor zona productora del mundo son:


- Cacoecia (Cacoecimorpha pronubana (Hübner)) Este insecto lepidóptero es originario de la zona Mediterránea y constituye plaga de varios cultivos en el sur de Europa y Norte de África. Es una especie objeto de cuarentena en varios cultivos. Es termófila, ya que según la bibliografía la isoterma de 2ºC limita su distribución, y muy polífaga. Está bien adaptada al arándano americano, siendo muy frecuente en las plantaciones de Andalucía, en las que los cultivares “highbush del Sur” resultan menos afectados que los “rabbiteye”; además, el cultivo bajo túnel favorece su presencia.  Las larvas ocasionan distorsiones foliares y disminución de follaje, afectando el crecimiento normal de las plantas. Flores y frutos pueden verse afectados directa e indirectamente, al mancharse los frutos por la secreción de hilos de seda empleados para sus refugios, así como de excretas. Ensayos realizados en plantaciones experimentales  determinaron la presencia de larvas desde finales de abril hasta mediados de julio.


Control: El uso de feromonas comerciales para el seguimiento de los machos permite controlar las curvas de vuelo y sugerir las fechas para tratamientos. Estos se realizan con emulsiones de Bacillus thuringiensis, aplicados antes o a mediados de la floración. La especie es más vulnerable durante los primeros estados larvarios, antes de que formen refugios.


- Gorgojo de suelo. En su estadio de larva ataca a las raíces y cuello de la planta, siendo más frecuente sobre plantas en fase de vivero. La especie más común es Brachyrhinus sulcatus F. El insecto adulto puede medir entre 10-12 mm y tiene su cuerpo recubierto de  escamas de color marrón oscuro y gris. Las larvas son blancas, con la cabeza marrón y muy características por estar siempre encorvadas en forma de “C”. Los mayores daños son causados por éstas, que se instalan en el sistema radical comiendo las raíces, posteriormente se transforman en adultos pasando a las hojas, mordisquean sus bordes para alimentarse y depositan los huevos sobre ellas, comenzando de nuevo el ciclo.


 Control: aplicación de insecticidas autorizados en los sustratos en vivero. 


 - Gusano del arándano (Rhagoletis mendaz Curran). Es la plaga más importante del arándano en América del Norte. Los adultos son pequeñas moscas que ponen sus huevos sobre las bayas, de donde nacen las larvas que a continuación se introducen en el fruto para alimentarse de éste. Cuando el fruto infectado cae al suelo, la larva se transforma en pupa para pasar el invierno. La mosca adulta sale del suelo al año siguiente para comenzar el ciclo. Algunos cultivares son más susceptibles de ser infectados que otros. Así,  ‘Earlyblue’ y ‘Bluetta’ parecen ser resistentes hasta la fecha.


Control: aplicación de insecticidas autorizados durante el período de aparición de la mosca, aproximadamente en mayo o junio. 


 - Los pájaros constituyen la plaga de vertebrados más seria de los arándanos, sobre todo en parcelas pequeñas o en aquellas situadas en zonas donde abunden grandes bandadas, por ejemplo, de estorninos. No obstante, la severidad del daño puede variar fuertemente de año a año.


Se controlan por métodos ahuyentadores, combinando varios tipos, o también cubriendo la parcela con una red antipájaros, aunque esta solución puede resultar antieconómica. Actualmente se están probando, como repelentes, algunos productos de origen vegetal como el antranilato metílico, un compuesto que se  encuentra en las uvas y en algunos cítricos.


 - Nemátodos. Existen algunas especies pertenecientes a los géneros, Paratrichodorus sp. y Hemicycliophora sp., que producen daños en vivero. Xiphinema sp. es un vector de virus. Sin embargo, el arándano es resistente a dos parásitos muy dañinos en diferentes cultivos, como son Meloidogyne hapla y Pratylenchus penetrans.


 Enfermedades producidas por hongos


Al igual que ocurre con las plagas, en nuestra región no existen por el momento graves problemas de enfermedades en el arándano. Lo más significativo hasta el momento han sido algunos casos puntuales sobre ramas y frutos de antracnosis, botritis en primaveras lluviosas, monilia y phomopsis.


- Antracnosis (Colletotrichum sp.). El hongo puede afectar a ramas, hojas y flores,  pero los daños más graves los provoca en los frutos. En este caso, se requiere un análisis y tratamiento particular de la enfermedad, ya que los frutos pueden ser asintomáticos en la planta y producir grandes pérdidas en post-cosecha. La infección tiene lugar durante la floración, manifestándose el daño en el momento de la recolección. Se reconoce por un hundimiento sobre el fruto y la formación de esporas color salmón sobre éste. Los cultivares “rabbiteye” son, en general, menos susceptibles que los  “highbush”. 


Control: Aplicaciones de fungicidas efectivos cada 7 ó 10 días, iniciándolas en prefloración.


- Botritis o Podredumbre gris (Botrytis cinerea). La mayor incidencia de esta enfermedad coincide con primaveras muy lluviosas y temperaturas en torno a los 20°C. Los síntomas se manifiestan con el marchitamiento de las terminaciones de los brotes jóvenes, que al principio toman un color marrón o negro, para blanquear más tarde a tostado o gris, pudiendo alcanzar toda la rama. Las flores marchitas permanecen en la planta mucho más tiempo que las no afectadas. Las partes viejas de la planta rara vez son atacadas, aunque en ellas el hongo puede vivir como saprófito durante el invierno, propagándose en primavera en forma de esporas que afectan principalmente a los racimos florales e incluso a los frutos, presentando un aspecto momificado. El patógeno Botrytis sp. produce gran cantidad de micelio gris.


Control: cuando la infección es pequeña, se recomienda cortar los brotes afectados y quemarlos. En casos más serios, pueden aplicarse fungicidas autorizados al inicio de la caída de los pétalos.


 - Monilia (Monilia sp.). Es una de las enfermedades más comunes en el arándano, tanto en los grupos “highbush” como “rabbiteye”. Este hongo afecta a brotes, hojas, flores y frutos, pudiendo llegar a reducir considerablemente la cosecha. Las ramas y flores afectadas se marchitan y se vuelven de un color marrón, como si estuvieran quemadas. Las hojas y brotes desarrollados en la primavera se caen. En los frutos no se aprecia el daño hasta casi la madurez, adquiriendo un color crema o rosa salmón, y volviéndose eventualmente rojizos o marrón claro. Las pérdidas de cosecha pueden ser graves, dependiendo del nivel del inóculo, de las condiciones ambientales y de la susceptibilidad del cultivar.


Control: el uso adecuado de fungicidas puede controlar esta enfermedad.


 - Phomopsis (Phomopsis vaccinii). Esta enfermedad fue una de las primeras observadas en las plantaciones americanas, y ha ido adquiriendo importancia económica, ya que puede llegar a matar por completo a plantas jóvenes. El hongo penetra en las yemas florales y, eventualmente, en el  tallo. Los síntomas comienzan notarse en brotes jóvenes de primavera, secándose el extremo apical que queda doblado en forma característica de bastón. La ocurrencia de enfermedad incrementa año a año y reduce la producción de frutos. Los daños severos en plantaciones adultas se observan durante el verano, cuando es común ver plantas con parte de las ramas principales totalmente secas y el resto sanas. Las esporas producidas se diseminan con la lluvia. Los frutos dañados son blandos, a menudo se agrietan y pierden jugo.


Control: Como medida profiláctica deben cortarse y quemar las ramas afectadas. El control químico puede realizarse con el uso adecuado de fungicidas autorizados.


 Otros hongos identificados en plantaciones americanas son: 


 - Alternaria (Alternaria sp.). Este hongo se ha identificado como una de las principales causas de la podredumbre de los frutos de arándano. El patógeno causa lesiones hundidas en los frutos cuando la infección se produce antes de la cosecha. La superficie del área infectada a menudo está recubierta por una masa de esporas de color verde-negruzca, lo que permite diferenciarla de la antracnosis.  Las infecciones ocurren a través de la cicatriz de los frutos. En las plantaciones del suroeste andaluz es el hongo cuantitativamente más aislado en lesiones de hojas, ramas y brotes, si bien no se han detectado pudriciones de frutos por Alternaria.


 Control: la aplicación de fungicidas cada dos semanas, comenzando en la floración y hasta la recolección, así como una rápida refrigeración de la fruta son necesarios para mantener la calidad óptima de los frutos.


 - Phytophthora (Phytophthora sp.). La pudrición de la raíz causada por este organismo, clasificado hasta hace poco como un hongo, puede provocar la muerte súbita de la planta, o puede manifestarse como una enfermedad lenta y progresiva caracterizada por un débil crecimiento y un  prematuro desarrollo característico del color del follaje en el otoño (amarillo o rojizo). Las plantas infectadas tienen con frecuencia una fijación pobre al suelo debido a un escaso desarrollo radical. Esta enfermedad se favorece por un mal drenaje del suelo que provoca encharcamientos o exceso de humedad.


Control: la mejor defensa es evitar el exceso de agua en suelo, así como elegir adecuadamente el terreno (topografia y suelos libres del hongo), pudiendo ser necesario instalar drenajes o realizar las plantaciones en caballones


 Enfermedades producidas por bacterias Bacteriosis. Agrobacterium tumefaciens es la bacteria que principalmente afecta a este cultivo, aunque en nuestra región no se ha detectado en plantaciones comerciales. Ataca al sistema radical debilitando la planta y produciendo, incluso, su muerte. En la base de las cañas, o en las raíces principales de plantas afectadas, pueden apreciarse unas agallas o tumores. Éstas, cuando son jóvenes, son de color crema o marrón claro, y a medida que crecen adquieren un color marrón oscuro o negro, volviéndose ásperas, duras y de tamaño variable. Cuando se infectan plantas de más de dos años de edad, las hojas adquieren prematuramente un color rojizo, volviéndose marrón-amarillentas a medida que la enfermedad avanza. Control: Todos los cultivares de arándano son susceptibles al tumor de cuello. Por ello, el método más efectivo de control es el establecimiento de las plantaciones en suelos no infectados, empleando planta con garantía fitosanitaria. En Estados Unidos, el control biológico con A. radiobacter cepa K84, comercializado como Galltrol, parece prometedor favoreciendo la protección contra A. tumefaciens, si bien en Europa no está aún registrado este producto. Los tratamientos químicos del suelo son generalmente ineficaces en la lucha contra esta bacteria.


- Enfermedades producidas por virus - Virosis y micoplasmosis. En Estados Unidos se detectan numerosas virosis y micoplasmosis.  Sin embargo, las referencias a éstas en plantaciones europeas son prácticamente inexistentes, y  no se han diagnosticado hasta la fecha. En cuanto a los virus que pueden afectar al arándano, uno de los más importantes es la mancha anular o Red ringspot. Esta enfermedad a menudo aparece sobre tallos, pero los síntomas más aparentes se aprecian en agosto o en septiembre en las hojas, especialmente de la mitad basal de los tallos. Estas hojas viejas muestran, en su haz, manchas anulares rojizas pero verdes en su zona central. ‘Bluetta’ puede mostrar una sintomatología similar a la descrita, pero en este caso está asociado a un desorden genético, por lo que se precisa realizar el test correspondiente (ELISA) antes de tomar las medidas pertinentes. 


Control: eliminar las plantas afectadas y sustituirlas por plantones nuevos.


PUDRICIÓN RADICAL Nombre científico: Phytophthora cinnamomi


Síntomas: La enfermedad puede comenzar desde el vivero, donde se produce muerte de brotes, necrosis de la base de la estaca y falta de desarrollo radical. En los huertos los síntomas son clorosis y necrosis del borde de las hojas, follaje rojizo, desfoliación, menor crecimiento y falta de vigor. Las plantas enfermas tienen mayor aborto floral y producen fruta más pequeña y ácida. El sistema radical muestra necrosis parciales o extensivas de raíces secundarias, y que pueden progresar hasta dejarlas completamente negras, la corteza de la raíz se desprende con facilidad, exhibiendo un centro de tonalidades café oscura.


Ciclo de la enfermedad: La enfermedad se puede transmitir desde plantas enfermas de vivero o el inóculo puede estar en el suelo de plantación o, incluso, llegar nadando con el agua de riego o inundaciones. El patógeno tiene la habilidad de producir esporas flageladas que se conocen como zoosporas, las que pueden nadar y dirigirse a las raíces y cuello de las plantas, si existen heridas se facilita la ubicación del huésped por parte de la zoospora. Los tejidos enfermos producen inóculo cada vez que se inunda el tejido, liberando nuevas zoosporas que nadarán en busca de un nuevo tejido susceptible. Los suelos pesados y las inundaciones favorecen la enfermedad.


Manejo: La principal medida es evitar que el agua inunde el cuello de las plantas, lo que significa plantar en camellones, controlar el exceso de agua de riego, no tener goteros que mojen el cuello de las plantas y buen drenaje. No utilizar plantas enfermas de vivero. El uso de fungicidas como metalaxil, mefenoxam o fosetil aluminio son alternativas de control, pero innecesarias si se evita el exceso de humedad. Además, hay que evitar las heridas causadas por insectos del suelo ya que favorecen la entrada del patógeno a la planta.


ARMILARIOSIS Nombre científico: Armillaria mellea


Síntomas: Las plantas sufren un lento decaimiento junto con clorosis del follaje. El cuello de las plantas se torna corchoso, la corteza se desprende con facilidad y bajo ésta se observan masas de micelios gruesos, de color blanco y dispuestos en abanicos, las que también pueden ser visibles hacia el interior de la corona. En las raíces primarias se producen rizomorfos de color negro, los que corresponden a micelios que se trenzan entre sí hasta formar estructuras tipo cordones que son utilizadas por el hongo para colonizar plantas nuevas.


Ciclo de la enfermedad: La enfermedad se presenta en diversas especies forestales y frutales. La principal forma de diseminación es a través de los rizomorfos, los que se pasan desde una raíz enferma a las sanas y desde árboles circundantes a la plantación o entre plantas dentro del huerto; estos rizomorfos son muy difíciles de controlar. Las plantas afectadas no tienen control y terminan muriendo, por lo cual se debe dar énfasis a la prevención. Al morir las plantas, en invierno, se producen grupos de carpóforos (callampas o zetas), de 5 a 10 cm de diámetro, de color miel, las cuales producen numerosas esporas que se pueden diseminar a grandes distancias.


Manejo: No plantar después que se ha levantado un bosque, hay que eliminar raíces gruesas o esperar hasta que se hayan descompuesto. También eliminar árboles débiles o muertos que rodeen el huerto. Las plantas enfermas no tienen control


y es preferible eliminarlas, además se puede tratar de controlar la diseminación a partir de una planta enferma, pero sólo es posible mediante control biológico de los rizomorfos, como opción está el Trichoderma pero con el inconveniente que debe ser profundizado hasta la altura de las raíces principales.


VERTICILOSIS Nombre científico: Verticillium dahliae


Síntomas: Marchitez y clorosis moderada del follaje, seguido de un rápido desecamiento del borde de las hojas durante el verano; similar a la falta de agua. Esta marchitez o necrosis de hojas puede ser parcial dentro de las ramas o dentro del arbusto. La mayor intensidad de síntomas se produce en verano y se caracteriza por obstruir el sistema vascular (xilema) impidiendo el paso de agua y nutrientes hacia el follaje, lo que induce la marchitez. Al cortar los tallos afectados se observan anillos necróticos que pueden ser parciales o completos. También, ocurre pudrición de raíces y desarrollo de un micelio plomizo alrededor del cuello y raíces primarias de las plantas enfermas.


Ciclo de la enfermedad: El organismo causal puede afectar numerosos huéspedes, por lo cual el inóculo puede estar presente en el suelo de plantación. Las primeras plantas afectadas pueden aparecer en áreas reducidas y con síntomas leves, pero si no se controlan estas áreas pueden expandirse y causar mayores daños sobre los arbustos. Las heridas a las raíces y cuello de la planta, por insectos o labores culturales, contribuyen a que se infecten con Verticillium.


Manejo: Esta enfermedad no se controla, sólo se previene. Es importante evitar las heridas en las raíces tanto mecánicas como aquellas causadas por insectos del suelo o nematodos fitoparásitos. A las plantas sintomáticas se les debe eliminar la fruta y reducir el área foliar para que disminuya la transpiración, de lo contrario colapsan por falta de flujo de agua desde las raíces. Las plantas se pueden recuperar al año siguiente.


AGALLAS DEL CUELLO Nombre científico: Agrobacterium tumefaciens


Síntomas: En la zona del cuello y raíces principales se producen tumores o agallas que pueden llegar al tamaño de una pelota de pin-pon. Los síntomas aéreos pueden pasar desde inadvertidos hasta clorosis y enrojecimiento del follaje, disminución del crecimiento y eventualmente la muerte de estas plantas. Mientras más joven es la planta al momento de la aparición de agallas, más llamativos serán los síntomas. Lo normal es detectar las agallas en la zona del cuello, donde se instalan después de recibir alguna herida mecánica o por insectos masticadores. Las agallas tienen una consistencia relativamente más blanda que un callo de cicatrización, su interior presenta un tejido esponjoso y de textura irregular y crecen rápido hasta alcanzar el tamaño de una pelota de 5 cm. Las plantas que se infectan a temprana edad son más débiles y pueden morir.


Ciclo de la enfermedad: La enfermedad la produce una bacteria que se moviliza con la ayuda de flagelos hasta una herida en raíces o cuello. Esta bacteria puede ingresar con el agua de riego o estar presente en el suelo o sustratos, una vez que ubica la herida se adhiere al tejido dañado y traspasa un trozo de información genética (plasmidio o plásmido) a la célula huésped. El plásmido contiene información que induce a que la célula crezca y se divida sin control, generando una agalla. Además, el plasmidio induce la producción de proteínas (opines) que le sirven de alimento a Agrobacterium, y permiten la multiplicación de la bacteria. Las agallas eventualmente pueden desaparecer cuando éstas se pudren, pero nuevas agallas se forman en otros sectores, siempre y cuando se sigan produciendo heridas.


Manejo: La enfermedad debe prevenirse, ya que una vez enfermas las plantas quedan modificadas de por vida. Se deben inspeccionar las plantas de viveros, en busca de agallas en la base del cuello, y en caso de estar presentes deben ser eliminadas. La propagación por estacas leñosas en camas calientes es un ambiente favorable para la multiplicación y diseminación de la bacteria. Las camas se infectan cuando se usa agua contaminada con bacterias, por lo cual sólo se debe utilizar agua de pozo profundo o tratada con cloro o sulfato de cobre. Como control biológico existe Agrobacterium radiobacter raza K84, la cual es efectiva sólo en forma preventiva, evitando el contacto de A. tumefaciens con la raíz. Las raíces a tratar deben ser sumergidas en una solución de A. radiobacter previo a la plantación. Una vez que se presenta la enfermedad no existe control curativo y se debe convivir con ella, evitando en lo posible las heridas a las raíces, única forma que tiene la bacteria para causar nuevas infecciones.


MUERTE REGRESIVA Nombre científico: Phomopsis vaccinii (fase asexuada: Diaporthe vaccinii)


Figura 6.5. Síntomas característicos causados por Phomopsis vaccinii en tallos de arándano.


Síntomas: Muerte regresiva de ramillas terminales hasta llegar a la base de la ramilla de la temporada anterior y una coloración negra brillante. También, desarrollo de cancros superficiales y lisos, sobre los cuales se pueden formar picnidios que están inmersos en la corteza; los picnidios son estructuras huecas con forma de pera en cuyo interior se producen las conidias, pero que se observan como pequeños puntos negros en la superficie de la rama enferma. La muerte de ramas afecta la parte productiva de la próxima temporada.


Ciclo de la enfermedad: La enfermedad puede estar presente en los viveros cuando se enraízan estacas provenientes de plantas enfermas. Las ramas enfermas producen numerosos picnidios, que durante la primavera liberan conidias cada vez que existen lluvias, el golpe de las gotas de agua y el viento contribuyen a la diseminación. Durante el invierno se puede producir el ciclo sexuado del hongo (Diaporthe vaccinii) en los restos de ramas enfermas que quedan en el suelo, esta parte del ciclo se reconoce por los peritecios negros, agrupados, de cuellos largos e irregulares, y que se encuentran bajo la corteza. Los tallos que han sufrido heridas por heladas, ramaleos y mordeduras de insectos, son los más susceptibles, empeorado por climas con mayores precipitaciones.


Manejo: La poda sanitaria de ramas enfermas es una buena medida de control, pero siempre que estas ramas sean eliminadas del huerto. Las aplicaciones a yema hinchada de fungicidas cúpricos o que tienen efecto sobre Botrytis ayudan a disminuir el inóculo. La presión de la enfermedad es variable y depende de las lluvias primaverales y nivel de inóculo que permanece en los restos de poda, en la zona sur se hace necesario más de una aplicación primaveral para evitar la muerte de ramillas.


CANCROSIS DEL CUELLO Nombre científico: Fusicoccum parvum (fase asexuada: Botryosphaeria corticis)


Síntomas: Se inician con la clorosis de las hojas y leve enrojecimiento del borde de la lámina foliar, seguido de una rápida marchitez del follaje, similar a la falta de agua. Posteriormente las hojas se tornan café claro y permanecen adheridas por un tiempo. La muerte de ramas es repentina y se produce normalmente desde mediados del verano. En la base de las ramas enfermas se pueden presentar partiduras de la corteza y desarrollo de cancros irregulares. Bajo o sobre la corteza se observan picnidios de color negro que normalmente están agrupados. Al cortar las ramas enfermas se observa una necrosis parcial con forma de abanico o semicírculo, la que crece hasta necrosar toda la rama, momento en el cual se produce la muerte. Sin control la planta se debilita en forma progresiva por disminución de ramas y follaje.


Ciclo de la enfermedad: Se disemina por la propagación de estacas enfermas en viveros, y posteriormente en el huerto por las lluvias que liberan las conidias desde el interior de los picnidios. Cuando las plantas mueren o en climas con inviernos muy fríos se produce el ciclo sexuado, que se conoce como Botryosphaeria y se caracteriza por producir peritecios a partir de las maderas afectadas; estos cuerpos posteriormente liberan ascosporas temprano en la primavera, constituyéndose en el inóculo primario. En climas más benignos, la fase sexuada no se produce y el patógeno inverna como picnidios en la base de los tallos enfermos. Las conidias se liberan en primavera y colonizan heridas de brotación o podas tardías.


Manejo: La mejor forma de cortar el ciclo de la enfermedad es la poda sanitaria a medida que se van produciendo las ramas muertas, sin embargo no es fácil eliminar la rama completa y es común observar tocones de poda que permiten la reproducción del hongo. La poda debe ser a ras de suelo y la porción a eliminar son los primeros 10 cm a partir del cuello de la planta. Como complemento están las aplicaciones de fungicidas en otoño y temprano en primavera.


ATIZONAMIENTO DE LA MADERA Nombre científico: Botryotinia fuckeliana (fase asexuada: Botrytis cinerea)


Síntomas: Los síntomas de tizón de la madera se inician desde un racimo floral que fue afectado por el patógeno, para posteriormente avanzar hacia la madera y producir una lesión más o menos circular, de color café, y que puede terminar en un anillado necrótico, secando la rama por sobre la lesión. Estos síntomas son más frecuentes en brotes nuevos, sobre todo si hay excesos de nitrógeno o crecimientos tardíos. Las maderas enfermas pueden formar esclerocios, los que se observan insertos en la corteza como pequeñas estructuras negras de formas irregulares.


Ciclo de la enfermedad: En primavera, los esclerocios germinan produciendo estructuras reproductivas (conidióforos y conidias) de color plomizo, constituyéndose en la principal fuente de inóculo para el resto de la temporada. Las conidias son diseminadas por el viento y pueden colonizar cualquier tejido de la planta, excepto las raíces, si las condiciones ambientales lo permiten. El hongo puede vivir a expensas de tejidos sanos y en descomposición, con lo cual aumenta aún más las posibilidades de reproducirse. Durante el invierno el micelio del hongo se agrega en sí mismo y forma los esclerocios, las cuales son estructuras de resistencias duras, compactas y de color negro. La incidencia y severidad son mayores cuando hay lluvias de primavera y verano, excesos de nitrógeno en la planta, daño por heladas y heridas. En climas muy benignos donde las plantas se mantienen siempre verdes, este daño por Botrytis es más frecuente.


Manejo: Es similar al que se indica más adelante para el control de la pudrición gris de las flores y frutos. En este caso se puede agregar la poda sanitaria para eliminar las ramillas enfermas, pero teniendo la precaución de eliminarlas del huerto.


TIZON BACTERIANO Nombre científico: Pseudomonas syringae


Síntomas: A inicio de la temporada de crecimiento las yemas y ramillas terminales parten por necrosarse en los ápices, luego avanza hacia la base anillando la madera alrededor de los brotes y deja grandes sectores del tallo necrosado. Cuando se afectan los brotes nuevos se produce una muerte regresiva, similar a la que causa Phomopsis vaccinii, pero en este caso la necrosis se limita a la corteza. Los síntomas en hojas más desarrolladas son lesiones necróticas en forma de V cuando parten desde el borde apical de la hoja, o deformación lateral si la infección comienza en un costado. Las infecciones tardías en ‘Rabbit-eye’ producen desprendimiento de epidermis por el envés de las hojas, junto con una necrosis del mesófilo al quedar expuesto por esta pérdida de epidermis.


Ciclo de la enfermedad: La bacteria habita sobre hojas del arándano u otras plantas dicotiledóneas que no necesariamente pueden estar enfermas; al producirse una herida en la planta, ya sea en forma artificial o natural, la bacteria ingresa y comienza el desarrollo de la enfermedad, lo cual es muy rápido por la facilidad con la cual se reproduce este organismo. La diseminación es por lluvia y la mayor incidencia de la enfermedad está condicionada a la presencia de heladas, ya que facilita la producción de heridas en los tejidos verdes. La enfermedad también se puede iniciar desde los cortes de poda, para continuar con la muerte regresiva del tallo.


Manejo: Esta enfermedad está condicionada a la presencia de heridas y agua libre, por lo cual se debe hacer control cuando la yema está recién hinchando, momento en el cual se produce una herida natural y masiva en los brotes. Posteriormente las heladas son la principal causa de heridas y establecimiento de la enfermedad, lo que obliga a realizar aplicaciones de antibióticos o productos cúpricos. Los tallos enfermos se deben podar y retirar del huerto.


TIZÓN DE LOS TALLOS Nombre científico: Pestalotia vaccinii


Síntomas: Sólo se produce en tallos nuevos, los que muestran clorosis del follaje y muerte completa de ramas, y en la base se produce un anillado de color café oscuro, con o sin partiduras en la corteza. En la zona del cuello se producen numerosos acérvulos (estructuras reproductivas con forma de cojín), que levantan la corteza para liberar gran cantidad de conidias de color negro. En las hojas se produce una necrosis extensiva, de bordes definidos y similar a la que produce Botrytis cinerea, esta necrosis va acompañada de la formación de acérvulos similares a los que se producen en el tallo.


Ciclo de la enfermedad: Es importante en viveros donde las condiciones de alta humedad y temperatura, más la presencia de abundantes tejidos tiernos, facilita el desarrollo de la enfermedad. Luego se puede observar en plantaciones nuevas. El inóculo puede provenir de tejidos enfermos de arándanos u otros huéspedes, destacándose la acícula de pino como tejido susceptible. Otra fuente de inóculo son los tallos y hojas enfermas que quedan en el suelo. Las conidias son diseminadas por la lluvia y el viento, en el caso de los viveros se disemina con los riegos por aspersión.


Manejo: Esta enfermedad debe manejarse en vivero, eliminando los residuos de plantas y en particular de hojas y restos de tallos de las macetas y el suelo, de lo contrario el reservorio de inóculo es constante. La ventilación es importante para no crear ambientes tropicales en los invernaderos, necesarios para la germinación de la conidia. En los huertos se debe evitar la recepción de plantas con tallos anillados en la base, la poda sanitaria permite eliminar este tipo de ramillas, pero siempre que no queden en el mismo huerto. Fungicidas aplicados al cuello ayudan al control de las conidias. No se debe utilizar acículas de pino en substratos de vivero o en la preparación de camellones.


PLATEADO Nombre científico: Chondrostereum purpureum


Figura 6.10. Síntomas clásicos de Chondrostereum purpureum en plantas de arándano, color plateado de las hojas (izquierda), tallo con necrosis central (centro), y hoja con desprendimiento de epidermis


Síntomas: Las hojas muestran una coloración plomiza que se intensifica en las hojas superiores, la epidermis de estas hojas se puede desprender con facilidad exponiendo un mesófilo sano, que luego se quemará con el sol dejando lesiones necróticas en las hojas. En los tallos se observa necrosis en el centro de la madera, la que se intensifica hacia la base. Los tallos son más frágiles y se pueden despatillar con facilidad. La fruta de ramas plateadas es más pequeña y no completa la madurez. El arbusto muere en 3 a 4 temporadas si no se realiza manejo de la enfermedad.


Ciclo de la enfermedad: Los cuerpos frutales del hongo (basidiocarpos) se forman cuando la necrosis interna de la madera logra alcanzar el borde de la corteza, aparecen en otoño e invierno entremedio de las estrías de la corteza o en cortes de poda de ramas gruesas. Los basidiocarpos son de color rosado a púrpura, adheridos a la corteza y con los bordes ligeramente levantados. Estos producen una gran cantidad de esporas que son diseminadas por el viento, si encuentran una herida profunda en la madera, como un corte de poda, se produce la infección.


Manejo: Las variedades susceptibles, ‘Brigitta’, ‘Duke’, ‘Bluecrop’, ‘Drapper’, ‘Liberty’, ‘Misty’, ‘Elliot’, ‘Blueheaven’, deben ser podadas lo antes posible en la temporada, los cortes gruesos deben ser cubiertos con pinturas protectoras y se deben evitar los días con lluvia para la poda. Es mejor retirar las plantas enfermas del huerto o, en su defecto, se deben podar las ramas sintomáticas desde la base tan pronto aparecen los síntomas, sin embargo este manejo no elimina la enfermedad pero sí estimula el rebrote y formación de nuevas ramas productivas. El uso de té de compost es una alternativa para estimular mecanismos de defensa y revertir síntomas, los cuales se logran después de varias temporadas de uso intensivo. No existe control químico.


PUDRICIÓN GRIS DE FLORES Y FRUTOS Nombre científico: Botryotinia fuckeliana (fase asexuada: Botrytis cinerea)


Síntomas: Los síntomas se observan de preferencia en flores y frutos, aunque también pueden afectarse las hojas, en éstas causa lesiones de color café que comienzan generalmente por el centro de la lámina y se extienden hacia los bordes, produciendo una necrosis extensiva de las hojas. En el caso de las flores se producen lesiones necróticas, las que crecen hasta atizonar por completo la flor y posteriormente el racimo floral. En los frutos inmaduros también se puede observar necrosis, pero está condicionada a la presencia de restos florales. Mientras que en los frutos maduros es donde se alcanza la mayor expresión de síntomas, caracterizada por ablandamiento de la fruta, tonalidad opaca, liberación de jugo, deshidratación y desarrollo de nidos de micelio. Si la humedad ambiente


es alta, sobre las lesiones se desarrollan las estructuras reproductivas del patógeno (conidióforos y conidias) que dan un aspecto plomizo a los tejidos.


Ciclo de la enfermedad: Este hongo es polífago e inespecífico en los substratos que coloniza, pudiendo dañar tejidos verdes de diferentes plantas e incluso tejidos en descomposición. El inóculo de Botrytis es muy abundante en el ambiente y proviene de los numerosos huéspedes que tiene. Las primeras infecciones ocurren en las flores y posteriormente los restos florales infectados pueden transmitir la enfermedad a los frutos. Las infecciones de fruta pueden ser tan temprano como en cuaja y manifestarse cuando alcanza la madurez o en destino, sobre todo si existen condiciones propicias para su desarrollo en la poscosecha, como son los quiebres de la cadena de frío. Los frutos infectados pueden desarrollar esclerocios de color negro a medida que se deshidratan o durante el invierno, los que sirven como estructura de resistencia al hongo para los períodos de invierno.


Manejo: El control debe ser mediante un manejo integrado que disminuya las condiciones predisponentes para el ataque del patógeno, tales como el exceso de nitrógeno, altas densidades de plantas, uso de variedades de floración prolongada, daño por viento y heladas. AlPlagasgunos de estos factores se deben prevenir al momento de la plantación y selección de las variedades, y otros con cortinas cortavientos, control de heladas y regulación de la fertilización. Los controles con productos químicos o biológicos deben iniciarse junto con la floración, continuar con la cuaja y caída de flores, además es necesario continuar con las aplicaciones en apriete de racimos para aquellas variedades con racimos compactos. A la cosecha es necesario evitar los restos florales adheridos al fruto, ya que son un buen reservorio de inóculo que se desarrollará en almacenaje. Para guardas y viajes prolongados (por ejemplo a Oriente), se deben hacer controles de precosecha.


ANTRACNOSIS DEL FRUTO Nombre científico: Colletotrichum acutatum


Síntomas: Los síntomas se observan principalmente en poscosecha cuando comienzan a aparecer pequeños acérvulos de color anaranjado en la epidermis de la fruta. Bajo condiciones de alta humedad relativa, el hongo aumenta la producción de conidias, las que son exudadas por las heridas que producen estos acérvulos y contaminan a otros frutos. A medida que se desarrolla el hongo se va produciendo la deshidratación del fruto, el que termina momificado y cubierto por las conidias del patógeno. Este organismo también puede afectar las flores, pero su daño pasa inadvertido. Si bien la infección parte desde la floración, la mayor expresión de síntomas se observa en la poscosecha.


Ciclo de la enfermedad: El patógeno se disemina con las lluvias y viento a través de conidias, que se desarrollan en los frutos que quedan botados o adheridos a las plantas desde finales de la cosecha. Las primeras infecciones se producen durante la floración, quedando latente el desarrollo de la enfermedad a la espera de una mayor acumulación de azúcares, lo cual se produce al momento de la cosecha y en el almacenaje. La presencia de un fruto enfermo significa la contaminación del resto durante el almacenaje, pudiendo causar importantes pérdidas.


Manejo: No hay un manejo especial para esta enfermedad, las prácticas de control que se utilizan para la Botrytis ayudan a controlar esta patología.


Control de malezas


MÉTODOS DE CONTROL


Básicamente existen cuatro métodos de control que pueden ser aplicados: biológico, cultural, mecánico y químico; sin embargo, el productor siempre busca lo más fácil y económico por lo que descansa excesivamente en el control químico pensando que es la única solución. En este caso es factible y hay una serie de productos registrados para arándanos, pero es necesario recalcar que la solución es más factible de alcanzar con el control integrado, es decir, utilizar todas las estrategias que estén al alcance de los agricultores para disminuir el efecto de las malezas, partiendo por la prevención, es decir evitar que lleguen malezas, evitar que se reproduzcan, evitar que se diseminen.


Arándanos en maceta:



  1. Elige la maceta Si vas a plantar los arándanos desde semillas, necesitarás hacerlos germinar en un semillero o recipiente pequeño (como un envase de yogur con agujeros en la base).

  2. Si consigues un plantín, puedes colocarlo ya en una maceta más grande.   Para una planta joven, es adecuado un contenedor o maceta de unos 20 litros. Cuando la planta madure (luego del cuarto año), necesitará una maceta de entre 60 y 75 litros.  Ya que en el invierno las macetas no brindan a las raíces la misma protección ante el frío que un suelo, es recomendable aislarlas colocando heno en el fondo.

  3. Prepara el suelo: A los arbustos de arándano les gustan los suelos ácidos, de bajo ph (entre 4,5 y 5). Para obtener un suelo ácido en una maceta, puedes agregar turba, harina de semilla de algodón, y utilizar abono de cortezas y hojas de roble o pino.   La Universidad de Wisconsin recomienda sembrar los arándanos directamente en un sustrato sin tierra, que puede ser una mezcla de una parte de corteza picada de pino y una parte de musgo esfagnáceo. También puede ser una mezcla alternativa de dos partes de fibra de coco, dos partes de musgo esfagnáceo y una parte de perlita.

  4. Elección de las plantas:  Los arándanos dan fruto desde su tercer año de vida, y en el cuarto brindan frutos en cantidad. La mayoría de ellos son auto-polinizantes, pero para asegurarse se puede plantar dos arbustos juntos, que vengan de distinto cultivo. Si quieres plantar varios arbustos, obtendrán mejores resultados si siembras en grupos que en hileras.

  5. Cuidados: Los arándanos necesitan mucho sol. En cuanto al agua, precisan riego frecuente, pero no crecen bien si el suelo está constantemente húmedo, por lo que tiene que ser una tierra ligera y con buen drenaje. En los sustratos sin tierra se encuentran a gusto también por esa razón.


Los datos que aparecen en el texto se tomaron de:


-Orientaciones para el cultivo del arándano. Gobierno de España. Ministerio del medio ambiente y medio rural y marino. Juan Carlos García Rubio Guillerma García Garza Luz de Lena. Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroclimático.


-Manual del Arándano. Instituto de Investigaciones Agropecuaria. Imagina Chile. ED: Pablo Undurraga D y Singrid Vargas S. Centro de Investigaciones Quilcampu. Illla. Chile 2013 Boletín INIA 263.


-Infoagro.com El Cultivo de Arándano.


- DM AGROMALLAS Group Tipos de arándanos en Jalisco y Michoacán. Https://www.dm agromallas.mx/2016/10/14 Tipos-de-arandamos-en- Jalisco-y-michoacan/


-FPS Fundación Produce Sinaloa. Cultivo del Arándano. Una opción de producción en el sur de Sinaloa.


-El cultivo de arándano o blueberry. Intagri S.C.


 


Data organizada por: rperesbarbosa. DR. Sin fines de lucro y de difusión general


Si desean adquirir plantas de arándano consultar en https://www.greenmarket.com.mx

Comentarios (0)


Dejanos un comentario

* campos obligatorios
Tu correo no será mostrado ni compartido